Luego del primer tocado creado para su hermana Roxana Pardo ha trenzado su trabajo con el tiempo. La expresividad de sus piezas le permitió construir y asociar la palabra valor a su nombre y con este, imprimir una firma con peso, relevante, con el cual se hizo reconocida y evidente su mirada de autor.

La esencia de su trabajo le ha permitido vincularse a la historia de cientos de mujeres, cada una con sus propias expectativas, vivencias y sueños. Ya sea como su equipo o sus clientes, el compromiso detrás de Roxana Pardo es encontrar en ellas algo único, y celebrarlo.

Detrás de cada pieza se encuentra un grupo de mujeres que cuenta con años de entrenamiento, técnica, intuición y conocimiento, quienes además de trenzar el alambre, trenzan vínculos y crean piezas que dan valor y significado a la historia de otras mujeres.